Garantizar una vida sana y el bienestar, Guayaquil

Garantia de la vida sana

El presente artículo manifiesta porque y como el tercer objetivo del desarrollo sostenible no se está cumpliendo favorablemente para el pueblo guayaquileño; consiste en garantizar una vida sana y el bienestar de todas las edades; tratando de mejorar las estrategias de salud y así poder elevar los niveles de esperanza de los ciudadanos que habitan en la perla del pacifico.

Según la ONU (Organización de Naciones Unidas) en su informe comunicó, que ecuador en general; antes de la pandemia había conseguido grandes avances en la mejora de la salud de millones de personas. En concreto; estos grandes avances se alcanzaron al aumentar la esperanza de vida y reducir algunas de las causas de muerte comunes asociadas con la mortalidad infantil y materna. Sin embargo; se necesitan más esfuerzos para erradicar por completo la gran variedad de enfermedades y abordar un gran número de problemas de salud que se presentan; tanto constante como emergente. Esto se lograría a través de una financiación más eficiente de los sistemas sanitarios, un mayor saneamiento e higiene; un mayor acceso al personal médico y se podrán conseguir avances significativos a la hora de ayudar a salvar las vidas de millones de personas para garantizar una vida sana y bienestar.

Pero después de la llegada del COVID-19, no se ha podido avanzar con las metas del objetivo; Guayaquil fue y es una de las ciudades más afectadas tanto económica como social y se puede evidenciar que dado a la deficiencia que tiene el municipio de Guayaquil al momento de tomar medidas o implementar políticas que ayuden u orienten a la prevención del contagio o de como los guayaquileños pueden defenderse de este virus ante la vida; que no solo afecta a la ciudad de la perla del pacifico o al país si no que es una catástrofe sanitaria a nivel mundial; desestabilizando economías y cambiando drásticamente las vidas de miles de millones de personas.

SENPLADES (Secretaria de Planificación y Desarrollo) señala que las emergencias sanitarias, como la derivada de la COVID-19; suponen un riesgo mundial y han demostrado que la preparación es vital. Y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo señaló las grandes diferencias relativas a las capacidades de los países para poder lidiar con la crisis de la COVID-19 y recuperarse de ella. La pandemia constituye un punto de inflexión en lo referente a la preparación para las emergencias sanitarias y la inversión en servicios públicos vitales del siglo XXI.

Guayaquil a sus inicios se preparó improvisadamente para la catástrofe sanitaria; y esa preparación sin ningún estudio previo y acompañados de casos de corrección por insumos médicos, no tuvo resultado favorable; el cual les paso factura, las muertes para abril del año 2020 habían aumentado cerca del 400%; los médicos que estaban en primera fila no contaban con los implementos necesarios para enfrentar la enfermedad; gran parte de ellos renunciaron por dicho motivo y hubo un grupo que lamentablemente encontró la muerte en los ajes de sus labores; es por aquello que había una escasez de médicos y también de camas e infraestructura.

En la actualidad Guayaquil se estaba recuperando lentamente del fatídico suceso; pero las festividades de navidad, año nuevo y recientemente el feriado de carnaval ha dado paso para que la historia se repita y aumente un indicador importante como es la mortalidad por covid-19. Los registros indican que en estos últimos días pasa de 4,8 a 7,5 defunciones por la enfermedad, en promedio diario; un hecho lamentable para el bienestar de los ecuatorianos. 

“Los indicadores están aumentado, la ocupación de camas UCI está llegando al 100% y es preocupante para las autoridades y los médicos; sobre todas las eventualidades que se reportaron durante este feriado de Carnaval”, destaca Carlos Salvador, director municipal de Salud.

Las salas para covid-19 del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) están funcionando al 100%, las clínicas privadas reportan entre el 95 y 97%; mientras que en el Ministerio de Salud alcanza el 90%, se está llegando al límite. La mesa técnica de Salud del COE de Guayaquil alerta que la tendencia de la enfermedad se mantiene al alza y que el escenario podría complicarse aún más; tras el proceso electoral del 7 de febrero, las movilizaciones y aglomeraciones del feriado.

Leer mas sobre desarrollo sostenible

La alcaldesa Cynthia Viteri anuncia que retomará varias estrategias que aplicó el COE cantonal por la pandemia. La primera es volver a instalar carpas en los accesos a la ciudad, con oxígeno y medicinas, para atender a quienes lleguen de cantones cercanos; con el fin de evitar un colapso en las unidades médicas garantizando una vida sana y bienestar. 

Además; la alcaldesa Viteri insiste en que el Gobierno Nacional y el Ministerio refuercen los controles en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo; para detectar a tiempo posibles ingresos de casos de la nueva variación del SARS-CoV-2. De esta manera superar esta crisis sanitaria que esta atravesando el país; acatando las normas manifestadas por las autoridades del Ministerio de Salud y de la Ciudad.

Mientras la ciencia avanza y sigue descubriendo nuevas vías de esperanza para superar este virus, recordemos cumplir las medidas sencillas y de gran eficacia; recomendadas por organismos de salud internacionales, que pueden mantenernos a salvo, como el uso correcto de la mascarilla; mantener el distanciamiento físico y evitar las aglomeraciones y así garantizar una vida sana y bienestar. 

Compartir

Deja un comentario